William S. Burroughs: drogas y Guillermo Tell

Publicado: 22 enero 2010 de peppermintfrappe en Literatura
Etiquetas:, , ,

William S. Burroughs es sin duda uno de los máximos exponentes de la historia de la literatura norteamericana. La calidad de sus obras es incuestionable y su estilo de vida podría definirse como insólita.

Me gustaría centrarme en un hecho que sin duda marcó su vida y obra que tuvo lugar en México, en el año 1948.

Para entonces William Burroughs estaba casado con Joan Vollmer y tenían dos hijos.

Ambos se habían conocido en Nueva York y vivían con Jack Kerouac y la novia de éste en un pequeño apartamento donde pasaban los días escribiendo, leyendo y consumiendo drogas.

Tras un delito por tráfico de marihuana, Burroughs y Joan huyen a México llevándose a sus dos hijos con ellos escapando de la justicia americana.

Una noche, en un bar de México, estando ambos muy borrachos y drogados (Joan era adicta a las anfetas y Burroughs a la heroína) emularon la historia de Guillermo Tell delante de unos amigos.

Burroughs era un gran amante de las armas de fuego, especialmente de los revólveres; Joan colocó un vaso sobre su cabeza y Burroughs disparó errando el tiro y matándola en el acto.

Fue detenido y juzgado, pero huyó del país gracias a la ayuda de sus padres.

Luego viajaría a otros países como Panamá, Colombia y su amada Tánger.

Su obra se volvió más fructífera desde entonces y citaba a su mujer con frecuencia en varios de sus libros. Aún así se enamoró muchas veces más, hombres en su gran mayoría, y fue adicto a las drogas hasta el fin de sus días.

Aunque se desvinculó de la generación beat, su nombre siempre estará relacionado con Kerouac o Ginsberg. Esos genios malditos que vivían al límite y disfrutaban de la vida en desiertas carreteras o en moteles baratos.

Agregar a meneame

Anuncios
comentarios
  1. Jo dice:

    Adoro la generación beat, y es verdad que se la asocia ligeramente a sexo, drogas, violencia y depravación-depresión urbano-mundana de pos-guerra (la segunda guerra mundial en este caso), pero hay que indagar un poco para darse cuenta de que hubo un motivo, y al mismo tiempo una terrible asociación, de esas de las que es casi imposible escapar. De hecho la prensa tiene la culpa de no pocos grandes males …que el mismímo Jack Kerouac lo explique:

    http://laperiodicarevisiondominical.wordpress.com/2009/05/04/dossier-kerouac-beatifico-origenes-de-la-generacion-beat-1959/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s