El nombre de la rosa; miedo y medievo

Publicado: 25 enero 2010 de custer74 en Cine
Etiquetas:, , , , ,

Cuando en 1980 Umberto Eco publica “El nombre de la rosa”, no sólo estaba inmortalizándose en los anales de la literatura mundial, además había escrito un taquillazo fruto de su futura adaptación que llevó a cabo Jean Jacques Annaud seis años después.

La versión cinematográfica de “El nombre de la rosa” es posiblemente la mejor recreación histórica del medievo jamás realizada. Los primeros acordes de la banda sonora de James Horner tan sólo destapan el tarro de las esencias. En los créditos iniciales nos regala una fotografía distante, incolora, casi tétrica, digna de su director Tonino Delli Colli. Su ambiente claustrofóbico y desasosegante se apodera del espectador nada más entrar en la abadía con sus dos protagonistas;  Sean Connery (Guillermo de Baskerville) y un bisoño Christian Slater (Adso de Melk).

Allí nos encontramos una suerte de personajes oscuros, siniestros, deformes (con una lección magistral del camaleónico Ron Perlman) y que lejos de habitar en la virtud son movidos por pecaminosas y bajas pasiones. La sucesión de crímenes que se cometen en la abadía hacen que su abad confíe a Fray Guillermo su investigación, en la que el sagaz franciscano irá descubriendo que en la abadía nada es lo que parece y que todos ocultan oscuros secretos que con el paso del tiempo se han hecho casi perennes.

El fundamentalismo reinante, abanderado por un inconmensurable Feodor Chaliapin Jr. (Jorge de Burgos) inspirado físicamente en Jorge Luis Borges, obstaculiza todo lo que es saber, conocimiento y pensamiento. En medio de este clima de miedo e intrigas, se celebra en la abadía una reunión con enviados papales que discuten con los franciscanos la vida de pobreza que estos preconizan y que según ellos llevó Jesucristo y debía llevar la iglesia.

Nos encontramos en un momento en el que La Santa Inquisición persigue la herejía dentro incluso de las órdenes religiosas. Inquisidores como Bernardo Gui -personaje extraído de la realidad-, dominico  martillo de herejes, cuya crudeza impresionó e impresiona aún.
Con un presupuesto digno de Hollywood  “El nombre de la rosa” es sin duda una de las adaptaciones más acertadas jamás realizadas.

“Y lo que queda de una rosa es solo su nombre”.


Agregar a meneame

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s