Archivos para febrero, 2010

Lina Romay; el mito

Publicado: 25 febrero 2010 de trasho80 en Cine
Etiquetas:, ,

Lina Romay es sin duda una de las actrices y directoras más prolíficas de la historia del cine español. Nacida en Barcelona en 1954, comenzó su carrera a principios de los años setenta participando en un gran número de films de distintos géneros.

Unida sentimentalmente al gran director de cine Jesús Franco desde hace más de treinta años, Lina Romay ha demostrado sus múltiples facetas en el mundo del cine protagonizando más de cien películas, dirigiendo, escribiendo, montando…

Desde su primer film con Jesús Franco, “La Maldición de Frankenstein”, la carrera de esta actriz no se detuvo participando además con otros directores como Jorge Grau, Carlos Aured y Ken Dixon entre otros.

No hay que llevarse a engaños con su carrera profesional, Lina Romay no es un mito del cine casposo o undreground, es un mito del cine en general y una rompedora de tabúes en una época en la que España necesitaba justo eso, libertad. Y Lina Romay fue la primera en demostrarnos que la interpretación es algo más que participar en películas.

Casi desconocida en nuestro país excepto en círculos determinados, en el resto del mundo: Italia, Estados Unidos, Francia o Alemania, sigue siendo un reclamo para diversos proyectos que sigue llevando a cabo con la misma dedicación y entrega.

Su última participación es en el film “Paula-Paula” de Jesús Franco, una versión del clásico del Dr. Jekyll y Mr. Hyde donde Lina Romay interpreta el papel de Alma Pereira, una detective.

Esperemos que su participación en el cine siga igual de imparable, aunque sea en pequeños circuitos, pero que continúe como hasta ahora, haciendo lo que quiere, deleitándonos con su trabajo, inspirando a muchos y enamorando a otros tantos.

Anuncios

“Fando y Lis”, obra teatral del dramaturgo Fernando Arrabal, escrita en su juventud en un periodo de convalecencia en un hospital, es su obra más adaptada y más conocida.

En 1968, su amigo Alejandro Jodorowsky (fundador junto a Arrabal y Roland Topor del Movimiento Pánico) le propone adaptar su obra al cine.

El resultado de esta unión cinematográfica pasaría a la historia del séptimo arte como una de las mayores obras maestras del cine surrealista.

La película trata sobre la historia de Fando y Lis, una pareja de novios que buscan una ciudad mágica llamada Tar.

Fando es impotente y Lis es paralítica. Su relación es terriblemente masoquista y cruel. En su camino por encontrar la ciudad de Tar se encuentran con personajes de lo más variopintos como un grupo de músicos que tocan instrumentos en llamas, un mendigo pobre que pide sangre, una pareja de señoras que se juegan a un hombre a las cartas, etc.

Fando busca esa ciudad porque su padre le habló de ella en su infancia, Lis espera pasar el resto de su vida con Fando y a pesar de su minusvalía y de sus malos tratos le sigue con fervor.

Nunca llegarán a Tar ya que como se nos apunta en uno de los varios capítulos que conforman la película: “Y Tar estaba dentro de su cabeza“.

El paraíso es inalcanzable para ambos en ese mundo destruido por las guerras y no hay lugar para Tar, sólo para el sufrimiento y la muerte.

Finalmente, Fando mata a Lis a patadas por haber roto el tambor de su infancia que tanto le gustaba. Y como le prometió a Lis al inicio del film, va a verla al cementerio con una flor y un perro. Y se queda junto a su tumba, esperando que le hable mientras las hojas secas lo entierran en su eterna espera y ahí comprendemos una de las frases claves de la película: “Y cuando quise separarme de ella, me dí cuenta que ya formábamos un sólo cuerpo con dos cabezas“.

La búsqueda de Tar se quedó en una ilusión utópica, en un cuento infantil que Fando llevó hasta las últimas consecuencias, arrastrando a Lis con él.

Película enormemente compleja, llena de simbologías, hermosa, poética y terrible, no fue bien entendida en su estreno en el festival de cine de la ciudad de Acapulco provocando un motín.

Fernando Arrabal asegura no entender esta obra suya, y la tilda incluso de mediocre. Los nombres de sus protagonistas son los anagramas de Fernando (Fando) y Luce (Lis), esposa de Arrabal y madre de sus dos hijos.

Con esta película, Alejandro Jodorowsky demostró su peculiar forma de escribir y rodar cine, confirmando su genio con su siguiente film: “El Topo”.

Los paraísos como Tar no existen y si existieran como se ha comentado antes estarían dentro de nuestras cabezas o luchando por conformarnos con el mundo en el que vivimos porque como le sugiere Lis a Fando: Lo que tienes que hacer en esta vida, Fando, es luchar.

Una obra maestra indiscutible digna y merecedora de los mayores elogios, que despierta las mismas sensaciones que nos describe con voz en off Alejandro Jodorowsky al inicio del film, describiéndonos ese paraíso imposible:

Había una vez hace ya mucho tiempo una ciudad maravillosa llamada Tar. En esa época todas nuestras ciudades estaban intactas, no se veían ruinas porque la guerra final aún no había estallado. Cuando sucedió la gran catástrofe desaparecieron todas las ciudades menos Tar. Tar existe aún, si sabes buscarla la encontrarás. Y cuando llegues a Tar la gente te traerá vino y soda y podrás jugar con una caja de música que tiene manivela. Cuando llegues a Tar ayudarás en la vendimia y recogerás el escorpión que se oculta bajo la piedra blanca. Cuando llegues a Tar conocerás la eternidad y verás el pájaro que cada cien años bebe una gota de agua del océano. Cuando llegues a Tar comprenderás la vida y serás gato y fénix y cisne y elefante y niño y anciano y estarás solo y acompañado y amarás y serás amado y estarás aquí y allá y poseerás el sello de los sellos. Y a medida que caigas hacia el porvenir sentirás que el éxtasis te posee para ya no dejarte más.



Y aquí finaliza la inclasificable serie fotográfica que escandalizó a unos cuantos pero que aún así se mueren por ver en esta segunda y última parte.


La historia de Frances Farmer,  gran actriz de teatro, cine y televisión se podría definir como la película real más horrenda que tuvo que ver con una estrella del espectáculo.

Tras firmar un contrato con la Paramount se muda a Hollywood (había nacido en Seattle), se casa y comienza una extraña vida con actitudes aún mas extrañas.

Tras varias denuncias por agresión, conducción bajo los efectos del alcohol y resistencia a la autoridad sumado a su carácter irritable y su actitud caprichosa fue encarcelada en varias ocasiones. Lo peor vendría después, cuando fue diagnosticada de trastorno maníaco depresivo y fue recluida en un centro psiquiátrico.

Fui violada por funcionarios del sanatorio, mordida por ratas y envenenada con comida podrida. Me encadenaron en celdas de seguridad, fui maniatada con camisas de fuerza y medio ahogada en agua helada; diría la actriz tras haber vivido un auténtico infierno en varios manicomios.

Su suplicio duró siete largos años en los que no faltaban las peores humillaciones que se  puedan concebir, múltiples violaciones y espantosas torturas.

En una ocasión logra huir del centro donde se encontraba cautiva para buscar refugio en casa de su madre, que la devuelve rápidamente al manicomio donde se le somenten a horribles y repetitivas sesiones de electroshocks.

Tras mucho tiempo en estas condiciones se la considera “curada” y puede abandonar los centros psiquiátricos.

Frances volvería a casa de sus padres pero tras una disputa donde Frances golpea a su madre, ésta logra que la internen de nuevo.

Se le vuelve a someter a electroshocks, usan su cuerpo como conejillo de indias para probar los efectos de drogas nuevas, se la obliga a prostituirse con enfermeros y soldados, la internan entre asesinos y locos peligrosos para atemorizarla aún mas y se le obliga a pelear por la comida entre los demás internos, que se servía en el suelo.

En el año 1950 es dada de alta y de nuevo regresa a casa de sus padres enfermos para cuidar de ellos. Se vuelve a casar y trabaja como secretaria en California y luego como recepcionista de un hotel en San Francisco. Se divorcia y se casa por tercera vez con el que será su tercer y último marido, que la anima a relatar sus experiencias.

Consigue volver a trabajar, esta vez en el mundo de la televisión con su propio programa hasta que muere de cáncer a la edad de cincuenta y seis años.

En 1982 Jessica Lange protagonizaría el biopic de Frances Farmer en la película “Frances” que la llevó a ser nominada a mejor actriz en la ceremonia de los Oscars.

El grupo Nirvana le dedicó una canción llamada “Frances Farmer will have her revenge on Seattle” y Courtney Love vistió un traje que había pertenecido a la actriz el día de su boda.

Una vida muy triste, horrenda, pero que jamás la hizo rendirse ante nada y continuar luchando hasta el fin de sus días.

Frances Farmer por fin descansa en paz.


Wal-Mart es una compañía americana de bajo precio que se cuenta por cientos en todo el territorio yanki.

En otros países como Argentina, México o Chile también se encuentran sus sucursales donde compiten con otras cadenas de auto servicio (siempre ganando).

La revista Forbes  apunta a que si Wal-Mart tuviera su propia economía, sería la 30ª en el mundo, justo detrás de Arabia Saudita.

¿Por qué explicar todo esto? Pues porque cuantos más Wal-Mart más clientes, y cuantos más clientes más variedad de personas.

Y hay gente que se dedica a fotografiar a sus clientes insólitos por llamarles de algún modo y así abrirnos los ojos y hacernos ver que en el mundo hay de todo.

Y sin más preámbulos, los clientes de Wal-Mart:

Muy pronto, la segunda parte de esta fauna suburbana que como su título indica haría las delicias de John Waters.