Ya no soy virgen ¡olé! ya no soy virgen; la imaginación libertina en una España libre

Publicado: 6 marzo 2010 de trasho80 en Cine
Etiquetas:, , , , , ,

Tras la muerte de Franco en 1975 la libertad invadió cualquier círculo, cualquier ambiente y como no, el cine fue uno de ellos.

La denominada libertad sexual empezó con el cine que se denominó cine “S” que no era más que un reclamo para atraer masas y masas de público curiosos en busca de desnudos o sexo en la gran pantalla.

Así como antes incluso los títulos de películas eran cambiados por ser “indecentes” o bien cambiar frases de guiones como por ejemplo alterar la frase “pueden correrse un poco” por “pueden moverse un poco”. Los títulos de esta nueva generación hambrienta de libertad llegaron a un punto álgido con un trasfondo muy cómico que parecía que funcionaba y empujaba a los ciudadanos a las salas de cine.

Se podría decir que Lina Romay fue la mayor figura de esta nueva época trabajando en no pocas películas del subgénero junto a su marido Jesús Franco en filmes como: La chica de la bragas transparentes, El ojete de Lulú, Para las nenas leche calentita, Un pito para tres, Una rajita para dos…

Y en esto quisiera incidir, en esos títulos disparatados que hoy en día se han convertido en verdaderos clásicos.

Aparte de los ya mencionados del tándem Franco-Romay nos encontramos con otros títulos similares en lo que se refiere a total desvergüenza.

Así tenemos por ejemplo: No me toques el pito que me irrito, La Pitoconejo, Mi conejo es el mejor (con Lina Romay), Atraco a sexo armado, En busca del polvo perdido, El fontanero, su mujer y otras cosas de meter (también con Lina Romay), Esas chicas tan pu…, Colegialas lesbianas y el placer de pervertir, Ya no soy virgen ¡olé! ya no soy virgen, Porno situación limite y un larguísimo etcétera.

Y así hasta sumar cientos de películas ya olvidadas que pese a quien le pese formaron una parte indiscutible de la libertad no sólo sexual sino global de una España ávida de sensaciones nuevas.

A directores como al ya mencionado Jess Franco le debemos dar las gracias por sus peculiares aportaciones a directores como Carlos Aured, Justo Pastor y a diversos actores y actrices como Andrea Albani, Teresa Gimpera y otros muy consolidados entonces y ahora que no les quedaba otra opción que participar en estas películas si querían seguir trabajando como fue el caso de Alfredo Landa, Emilio Gutiérrez Caba…

Tras el cine denominado “S” apareció el cine clasificado “X” con muy poca imaginación y ya alejado del sentido del humor cañí que caracterizaba a este subgénero. El lapso de tiempo fue corto pero muy fructífero.

¡Larga vida al cine “S”!

Anuncios
comentarios
  1. DC dice:

    No me toques el pito que me irrito

  2. MC. dice:

    Y ante el reclamo de ese cine denominado “s”, un montón de “parejitas casadas al uso”, pertenecientes a las distintas clases socioeconómicas, y de un stándard cultural medio-alto, acudían a las salas donde se exhibía (que eran sólo unas pocas), con la curiosidad espectante y semimorbosa para ver de”qué iría la cosa”, porque no se había ido a Perpignan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s