Archivos para julio, 2010


La musica Industral como tal, como la concibió en sus orígenes Genesis P-Orridge, iba mucho mas allá de los instrumentos, las voces o los sintetizadores. Eran las performances las que añadían a este estilo un aire más oscuro y malsano, más directo y brutal.

Mezclar música con actuación e ir más allá de los límites fue gracias a una de las fundadoras del grupo Throbbing Gristle, Cosey Fanni Tutti.

Cosey Fanni Tutti (Christina Newby), que en su momento fue pareja sentimental de Genesis P-Orridge, vivía su propia vida como si de un espectáculo continuo se tratase. Absolutamente rompedora y con unas perspectivas artísticas insólitas, añadió a las ya de por sí surrealistas actuaciones de Throbbing Gristle un halo más escandaloso y escatológico. Lluvia dorada en las actuaciones, cortes autoinfligidos, vómitos compartidos por ella y Genesis que incluso llegaban a comérselo…

Para ella todo esto formaba parte del mundo del arte, de la performance y de la música.

A finales de los sesenta decide pasarse a la industria del porno y a la prostitución como representación artística de primera mano. A través de sus anuncios por palabras en la sección de contactos crea collages y diversas promos que no dejaban indiferente a nadie. Su participación en el cine X le permite utilizar sus imágenes con extrañas proclamas en diversas galerías de vanguardia llegando al punto de correrse la voz y ser solicitada para museos de arte moderno.

En 1981 Throbbing Gristle se separa y ella continúa su trabajo ya como artista en solitario, con una carrera imparable en el mundo de la contracultura y alcanzando un gran éxito.

A día de hoy su página web http://www.coseyfannitutti.com es visitada diariamente por miles de usuarios repartidos alrededor del mundo que la consideran un mito viviente.

En 2004, Throbbing Gristle se une tras más de veinte años separados para editar nuevos trabajos y realizar algunas giras.

Anuncios

Freddy Mercury es muy posiblemente uno de los mayores artistas de la historia de la música.

Un hombre que fue una leyenda tanto vivo como después de morir súbitamente de SIDA en el año 1991.

Su grupo Queen fue mucho más que un grupo de música. Fue un espectáculo, un estilo de vida, una filosofía moderna y un acontecimiento que golpeaba los rígidos stablishment de la época pregonando abiertamente y sin tapujos la libertad sexual.

De todos es sabido los records de venta de sus discos, sus conciertos multitudinarios y su influencia en los músicos que crecieron oyendo sus canciones.

Freddy Mercury siempre iba más allá, no conocía la palabra “límite” y estaba más que dispuesto a saltársela siempre que se le presentara la oportunidad.

El 31 de octubre de 1978 se presentó en la ciudad de Nueva Orleans su último disco “Jazz” en el Hotel Fairmont.

Hubieron más de cuatrocientos invitados al evento, invitados que jamás podrían olvidar lo que vivieron esa noche en la que Freddy Mercury demostró que era algo más que una estrella del rock aburrida o comparable a otras.

En la entrada eras recibido por una multitud de enanos con sombreros-bandeja en sus cabezas llenas de cocaína exportada desde Bolivia. Todo el personal de la fiesta, camareros y camareras servían las copas y la comida totalmente desnudos. El menú consistía básicamente en langostas, ostras, caviar y demás delicatessen.

Miraras donde miraras te encontrabas con espectáculos como personas desnudas enjauladas colgando del techo, un hombre que arrancaba las cabezas a gallinas vivas a mordiscos, tragafuegos y encantadores de serpientes, modelos peleando desnudas en baños de hígado crudo, bailarinas transexuales,  mujeres obesas fumando por la vagina y el ano, una mujer que por un precio que creyera el adecuado se ofrecía a decapitarse a sí misma con una sierra mecánica…

Por supuesto había tanto hombres como mujeres profesionales en los baños para prestar sus servicios a todo aquel que lo deseara.

Freddy Mercury murió joven pero supo disfrutar al máximo de su condición de estrella. Esta fiesta es sólo una muestra de ello.