Archivos de la categoría ‘Música’


El musical es un género que siempre ha estado presente en el mundo del cine. Hay cientos, miles de películas que han empleado la música como reclamo cómico o dramático para ampliar o reforzar la fuerza de su historia, de sus personajes, de su drama.

Muchas ellas serán siempre recordadas, como es el caso de West Side Story, Grease, The Rocky Horror Picture Show y tantísimas otras.

En este caso, nos referimos a una película musical que años antes de convertirse en celuloide, ya cosechó un grandioso éxito de crítica y público por lo original de su argumento y la belleza de sus canciones.

En el año 1998, John Cameron Mitchell sorprendió al público con la historia de Hedwig, un transexual de la República Democrática Alemana que tras una intervención mal realizada y un pasado romántico desastroso, decide formar un grupo de música en el que contar sus historias y sus desvaríos.

Tan sólo tres años más tarde (para entonces el musical ya se había transformado en una obra de culto con miles de fans) se decide a convertirse en largometraje. John Cameron Mitchell se encargaría de interpretar el papel protagonista, escribir el guión y asumir la dirección.

El resultado sorprendió incluso a los productores. El film unificaba con un estilo fresco y original el musical más inteligente con sólidas interpretaciones, pegadizas letras y un guión tan divertido como trágico. La película ganó en el festival de Sundance en 2001, el premio del público y el premio al mejor director.

En “Hedwig and The Angry Inch” conocemos a Hansel, un niño creativo y gran amante de la música que vive con su madre en la Alemania dividida. Tras encontrar a Luther, un soldado americano que se enamora de él, adopta el nombre de su madre y se somete a una intervención de cambio de sexo para poder casarse y huir a Estados Unidos.  La intervención es un fracaso y el resultado es una vagina inexistente y una pulgada de pene (a la que Hedwig se refiere como “angry inch”; pulgada enfadada).

Tiempo después es abandonada por Luther y es entonces cuando forma su grupo y convierte su drama y su búsqueda del amor en canciones con las que descargar los pormenores de su insólita historia. Pero tras conocer y enamorarse de Tommy Gnosis, todo se vuelve aún más trágico, ya que le roba sus canciones y se convierte en una super estrella de la música, dejando a Hedwig de lado.

Hedwig que se autoproclama “la internacionalmente desconocida”, persigue las giras de Tommy frustrada y resentida, incansable ante la búsqueda imposible del verdadero amor.

Con un estilo glam-rock potente y vibrante claramente influenciado (y mencionado en el film)  por artistas como Lou Reed, Iggy Pop o David Bowie, “Hedwig and The Angry Inch” es una película de obligado visionado no sólo para los amantes de los musicales, sino también para los amantes del buen cine. Ese cine que resulta ser a la vez irreverente, mordaz y sincero.

También los amantes de la música se verán arrastrados por las letras de Hedwig; rotundas, divertidas, directas y desgarradoras.

Por estos argumentos y muchísimos otros que reúne la película, se puede afirmar que este trabajo es uno de los más completos y enriquecedores que ha dado el séptimo arte en los últimos años.


Gloomy Sunday ha pasado a la historia de la música como uno de esos temas malditos que influyen de tal manera en el subconsciente de aquel que la escucha que hay muchos casos de suicidio tras oir la canción.

Fue escrita en 1933 por el compositor y pianista húngaro Rezso Seres que se suicidó años después saltando por una ventana de su apartamento de Budapest.

Tiempo atrás, Billie Holiday ya había popularizado la canción con bastante éxito. Un éxito que se repitió muchos años después con artistas tan dispares como Björk, Sinead O’ Connor, Elvis Costello, etc.

Uno de los grupos que había interpretado una versión de la canción fue The Associates cuyo vocalista también se suicidó.

Aún tratándose de una suma de casualidades no deja de ser una historia bastante insólita, en cualquier caso hay cientos de versiones y adaptaciones y apenas se conocen unos pocos casos que hayan terminado con la muerte del intérprete o el oyente.

Sinead O’ Connor es una de las artistas que más sentimiento y fuerza le ha sabido aportar a esta canción y es la versión que reproduzco a continuación:

el domingo es lúgubre
las horas están en vela
las más queridas sombras
con las que vivo son innumerables
las florecillas blancas
nunca te despertarán
no donde la oscura diligencia
de la tristeza te ha llevado
los ángeles no han pensado
en traerte de vuelta nunca
¿se enfadarían
si pensara en reunirme contigo?
domingo lúgubre
lúgubre es el domingo
con las sombras lo he pasado entero
mi corazón y yo
hemos decidido suicidarnos
pronto habrá oraciones
y las velas están encendidas, ya sé
no permitamos que lloren
hagámosles saber que me alegro de irme
la muerte no es ningún sueño
ya que en ella te acaricio
con el último aliento de mi alma
te estaré bendiciendo
lúgubre domingo
soñando, sólo estaba soñando
me despierto y te veo durmiendo
en lo profundo de mi corazón aquí
cariño espero
que mi sueño no te haya atormentado
mi corazón te está diciendo
cuánto yo te deseaba
lúgubre domingo
es un domingo lúgubre completamente
lúgubre domingo
…domingo



La musica Industral como tal, como la concibió en sus orígenes Genesis P-Orridge, iba mucho mas allá de los instrumentos, las voces o los sintetizadores. Eran las performances las que añadían a este estilo un aire más oscuro y malsano, más directo y brutal.

Mezclar música con actuación e ir más allá de los límites fue gracias a una de las fundadoras del grupo Throbbing Gristle, Cosey Fanni Tutti.

Cosey Fanni Tutti (Christina Newby), que en su momento fue pareja sentimental de Genesis P-Orridge, vivía su propia vida como si de un espectáculo continuo se tratase. Absolutamente rompedora y con unas perspectivas artísticas insólitas, añadió a las ya de por sí surrealistas actuaciones de Throbbing Gristle un halo más escandaloso y escatológico. Lluvia dorada en las actuaciones, cortes autoinfligidos, vómitos compartidos por ella y Genesis que incluso llegaban a comérselo…

Para ella todo esto formaba parte del mundo del arte, de la performance y de la música.

A finales de los sesenta decide pasarse a la industria del porno y a la prostitución como representación artística de primera mano. A través de sus anuncios por palabras en la sección de contactos crea collages y diversas promos que no dejaban indiferente a nadie. Su participación en el cine X le permite utilizar sus imágenes con extrañas proclamas en diversas galerías de vanguardia llegando al punto de correrse la voz y ser solicitada para museos de arte moderno.

En 1981 Throbbing Gristle se separa y ella continúa su trabajo ya como artista en solitario, con una carrera imparable en el mundo de la contracultura y alcanzando un gran éxito.

A día de hoy su página web http://www.coseyfannitutti.com es visitada diariamente por miles de usuarios repartidos alrededor del mundo que la consideran un mito viviente.

En 2004, Throbbing Gristle se une tras más de veinte años separados para editar nuevos trabajos y realizar algunas giras.


Freddy Mercury es muy posiblemente uno de los mayores artistas de la historia de la música.

Un hombre que fue una leyenda tanto vivo como después de morir súbitamente de SIDA en el año 1991.

Su grupo Queen fue mucho más que un grupo de música. Fue un espectáculo, un estilo de vida, una filosofía moderna y un acontecimiento que golpeaba los rígidos stablishment de la época pregonando abiertamente y sin tapujos la libertad sexual.

De todos es sabido los records de venta de sus discos, sus conciertos multitudinarios y su influencia en los músicos que crecieron oyendo sus canciones.

Freddy Mercury siempre iba más allá, no conocía la palabra “límite” y estaba más que dispuesto a saltársela siempre que se le presentara la oportunidad.

El 31 de octubre de 1978 se presentó en la ciudad de Nueva Orleans su último disco “Jazz” en el Hotel Fairmont.

Hubieron más de cuatrocientos invitados al evento, invitados que jamás podrían olvidar lo que vivieron esa noche en la que Freddy Mercury demostró que era algo más que una estrella del rock aburrida o comparable a otras.

En la entrada eras recibido por una multitud de enanos con sombreros-bandeja en sus cabezas llenas de cocaína exportada desde Bolivia. Todo el personal de la fiesta, camareros y camareras servían las copas y la comida totalmente desnudos. El menú consistía básicamente en langostas, ostras, caviar y demás delicatessen.

Miraras donde miraras te encontrabas con espectáculos como personas desnudas enjauladas colgando del techo, un hombre que arrancaba las cabezas a gallinas vivas a mordiscos, tragafuegos y encantadores de serpientes, modelos peleando desnudas en baños de hígado crudo, bailarinas transexuales,  mujeres obesas fumando por la vagina y el ano, una mujer que por un precio que creyera el adecuado se ofrecía a decapitarse a sí misma con una sierra mecánica…

Por supuesto había tanto hombres como mujeres profesionales en los baños para prestar sus servicios a todo aquel que lo deseara.

Freddy Mercury murió joven pero supo disfrutar al máximo de su condición de estrella. Esta fiesta es sólo una muestra de ello.


Genesis P-Orridge (Neil Andrew Megson) es muy probablemente uno de los artistas más completos, diferentes y undergrounds que jamás han existido.

Escritor, músico, artista incatalogable, Genesis P-Orridge representa el “todo vale” en cualquiera de los múltiples campos sub-culturales en los que se sumerja.

Tremendamente influenciado por el escritor William S. Burroughs, su carrera artística comenzó a finales de los años sesenta. Fue entonces cuando formó parte del grupo artístico COUM Transmissions al mismo tiempo que trabaja con la banda Industrial Throbbing Gristle. A finales de los setenta y a raíz de una de sus bizarras performances, el Parlamento Inglés los califica como “destructores de la civilización”.

Posteriormente crea la Psychic TV, visitando numerosos países incluyendo España y creando un enorme revuelo en el mítico programa La Edad de Oro.

Es con este grupo cuando su estilo se vuelve algo más accesible para el público, logrando éxitos más que notables y acogiendo a un mayor número de fans alrededor del mundo.

Pero Genesis P-Orridge es por naturaleza demasiado subversivo como para personificar siempre el mismo artista o en este caso la misma persona.

Y entonces llegó la Pandroginia.

Junto con su pareja Lady Jaye (fallecida a finales de 2007) deciden ir más allá de las leyes de la naturaleza a través de la cirugía plástica y toman la decisión de modificar sus cuerpos para parecer exactamente la misma persona.

Un nuevo género sexual y espiritual que denominaron Pandroginia.

Misma ropa, mismo peinado, mismo maquillaje y mismo sexo. Durante catorce años Genesis P-Orridge y Lady Jaye se esculpieron a sí mismos hasta casi lograrlo. Hasta que Lady Jaye murió de un problema en el corazón.

Fue entonces cuando decide parar el proceso pero en ningún momento se plantea volver atrás para recuperar su aspecto y sexo inicial.

Tampoco importaba el hecho de ser padre de dos hijas, para Genesis P-Orridge somos dueños de nuestra propia evolución.

Actualmente a sus sesenta años, sigue trabajando en su peculiar universo que a los demás nos atrae y repele al mismo tiempo. Hace dos años volvió a visitar España recordando aún la huella indeleble que dejó en los espectadores de la primera cadena en Octubre de 1984.

En este tiempo también mutó su grupo que pasó de ser Psychic TV a PTV3.

Auténtico héroe contracultural, extraño, brillante, subversivo, genial, único, Genesis P-Orridge es cualquier cosa menos un artista encasillado o aburrido.