Recientemente se publicó en este blog una entrada dedicada a una película titulada “A Serbian Film”. En el artículo procuramos ser totalmente objetivos, criticándola como lo que es. Esto es, una película de ficción.

La entrada que le dedicamos a este film no tuvo muchas visitas. Y de repente se convierte en una de las más visitadas del blog. Esto es debido casi con total seguridad a la campaña de desprestigio a la que está siendo sometida por diversos medios de comunicación.

Esto ya ha ocurrido con mucha frecuencia en el pasado con títulos como “Holocausto Caníbal”, “Nekromantik”, “Saló”, “Pesadillas de una mente enferma” y tantas otras.

“Saló” fue prohibida y atacada de una manera feroz (mucho más feroz que los actos que se perpetran en la película) y hoy en día es considerada una obra maestra que se incluye en libros de cine donde Pasolini (su director) es calificado como uno de los grandes directores del cine europeo.

Muchos años después apareció una película llamada “Holocausto Caníbal” que recibió muchas más piedras por parte del público más conservador y de los medios “serios” más conocidos. Como fue en España, donde la revista Interviú publicó escenas de la película intentando venderla como una snuff, donde las muertes eran reales al 100%. Eran conscientes que se trataba de una película de ficción, pero curiosamente ese mes se tripilicaron las ventas de la revista. ¿Se censura el film y no el medio divulgativo que la ofrece con mentiras a sus lectores para vender más ejemplares? Es curioso que a día de hoy haya gente que aún crea que las muertes que se ven en la película son de verdad, como también es curioso que su director esté preparando un remake y le hayan llovido ofertas de múltiples productoras denominadas “serias”.

En la Alemania de los años ochenta aparece “Nekromantik” donde se detalla la vida de una pareja de necrófilos. Obviamente la censura no tardó en aparecer. Se quemaron los negativos y se prohibió su visionado. Años más tarde aparece una segunda parte que también es perseguida por las mentes bien pensantes. ¿Qué ha pasado hoy con Nekromantik? No hay más que buscarlo en internet: descargas directas, camisetas, chapas, lujosas ediciones de dos discos en DVD…

Esto es lo que crea la censura, expectación. Y la expectación es un enorme reclamo publicitario. ¿Quién no ha visto en su vida por lo menos una película porque ha leído que fue censurada o prohibida en el momento de su estreno?

Lo que está claro es que la censura además de innecesaria es torpe. La censura vende y los personajes que pretenden enterrar el arte parecen no darse cuenta de ello.

¡Esto no es arte! dirían algunos. ¿El Marqués de Sade no es arte, no es arte “Saturno devorando a un hijo” de Goya? No pretendo comparar A Serbian Film con Sade, Goya y otros geniales artistas del pasado ya que siendo objetivo veo A Serbian Film como una película con una trama muy mediocre que sirve tan sólo como vehículo para mostrarnos sus truculentas imágenes. No la defiendo porque me haya gustado, porque no es así. La defiendo como defendería cualquier libro, película, cuadro o escultura que haya sido condenada por unos pocos porque la consideran de una pésima catadura moral.

Con el cine podemos ser juiciosos, para eso está ahí al fin y al cabo. Pero no se puede ser juez, jurado y verdugo de un producto diseñado para entretener al público.

Ya lo explicó el director Michael Haneke cuando se presentó “Funny Games” en 1997. Si algo no te gusta, simplemente te levantas y te vas.

Muchas personas la critican porque temen que estas imágenes puedan alimentar los deseos de espectadores enfermos, pedófilos o psicópatas. Pero el cine no tiene tanta fuerza, ya se ha visto en innumerables ocasiones como asesinos que alegaron haber actuado así por ver esta o aquella película se acababan retractando una vez condenados. Tan sólo buscaban una excusa para salvar el pellejo. Una excusa ridícula, en realidad.

¿Qué pasará con la nueva película condenada A Serbian Film? Pues lo que ha pasado siempre, que los distribuidores de todos los países estarán frotándose las manos para conseguir su distribución en DVD y canales de pago, que en unos meses la veremos en la sección terror o drama de nuestra tienda habitual y que será olvidada de un día para otro. Hasta que aparezca otra película para llenar huecos en programas de máxima audiendia o en periódicos de gran tirada nacional.

Anuncios

Tras el rotundo éxito de “Mulholland Drive” muchos se preguntaban que sería lo siguiente del siempre insólito David Lynch.

Poco antes de estrenarse “INLAND EMPIRE” y con ese ambiguo y extraño sentido del humor que caracteriza al director, adelantó que su siguiente film trataría sobre una mujer en problemas. Tan sólo eso.

Tras un rodaje que duró más de dos años (Lynch dirigía la película como un puzzle, grabando escenas que le venían a la mente) y muchísimas conjeturas acerca de la sinopsis o el hilo argumental de su siguiente obra, ésta se estrenó finalmente en el año 2006.

El argumento en un principio parece sencillo: Una actriz (Laura Dern) consigue un papel en una importante película que en realidad se trata de un remake inacabado por considerarse maldito. Pero una película de David Lynch siempre irá mucho más allá de historias convencionales y lo que parece una sinopsis sencilla se transforma poco a poco en una pesadilla de imágenes inconexas, de sueños e imaginaciones, de frustraciones y engaños, de deseos y obsesiones.

Lynch logra con “INLAND EMPIRE” introducirse en una amalgama de sensaciones reales e imaginarias, plasma con su cámara digital el terror de lo que va más allá de lo que pueden ver nuestros ojos en el mundo que nos rodea.

Nikki Grace (Laura Dern) se ve desdoblada entre sí misma, el papel que interpreta en el film, lo que podría haber sido y lo que también pudo haber sido.

Esta suma de personalidades sumergen al espectador en una pesadilla donde nada es lo que parece y donde nada parece tener sentido ya que ni ella misma es capaz de discernir la realidad de la fantasía, el cine de su propia vida.

Como si no fuese suficiente con esto, Lynch incluye pistas o mejor dicho falsas pistas para despistar aún más al espectador (un reto apasionante que la mayoría confunden con tomadura de pelo) como secuencias de su obra “Rabbits” donde los conejos de grandes cabezas parecen saber mucho acerca del misterio que rodea a la protagonista.

Sería imposible afirmar de manera concisa que se ha entendido la estructura del film o que se ha llegado a averiguar cada extraña forma de esta película hasta poder desgranarla y darle una forma más comprensible.

“INLAND EMPIRE” es una película muy oscura, llena de recovecos, incomprensible para cualquiera y no por ello deja de ser una obra importantísima de la filmografía de su director. El mérito radica en que sus imágenes, su música (compuesta por el propio Lynch) y sus secuencias de rompecabezas logran impactar al espectador. O la amas o la odias, no hay término medio. Si tienes la fortuna de amarla te atrapa en sus redes y te pierdes en esos terribles laberintos sin salida donde nada es lo que parece y donde a cada paso que das te encuentras cada vez más y más perdido.

Como en el mundo de los sueños, la aventura radica en no saber como acabará ese viaje. Con “INLAND EMPIRE” pasa exactamente lo mismo. Lo importante es vivir el sueño y dejar a un lado la realidad durante tres horas de metraje.

Un año después de su estreno, David Lynch presentó un film titulado “More things that happened” donde añadió metraje que se quedó fuera de la obra inicial. Sólo recomendable para los amantes de su predecesora, en una hora y veinte minutos volvemos a sumergirnos de nuevo en el particular universo de “INLAND EMPIRE”.

 


Damien Hirst es uno de los artistas vivos mejor pagados del mundo. Su obra se caracteriza por el impacto visual de sus creaciones que van desde una oveja sumergida en formaldehído (la obra se titula “Lejos del rebaño”) hasta una calavera humana decorada con más de ocho mil diamantes.

Estudió Bellas Artes en la Universidad de Londres, que rechazó su solicitud en varias ocasiones y tuvo que verse obligado a trabajar en una morgue. Parece que la unión de arte y muerte le sirvió de inspiración en su futura obra.

Otra de sus obras más conocidas que forma parte de su particular serie denominada “Historia Natural” titulada “La imposibilidad física de la muerte en la mente de algo vivo” se compone de un tiburón muerto de más de dos metros sumergido en un tanque con formol.

A pesar de su fortuna, su prestigio y sus innumerables seguidores de sus peculiares trabajos, no siempre le ha resultado sencillo exponer su obra sin tener que vérselas con las autoridades. En Nueva York le fue vetada su peculiar obra titulada “Pareja muerta follando dos veces”. Dos cadáveres, el de un toro y una vaca flotando en formol.

Por su trabajo “El becerro de oro” cobró unos catorce millones de euros.

Entre el año 2004 y 2007 logró vender obras que sumaban una cantidad estimada de treinta millones de euros.

Su obra más cara hasta la fecha es “Por el amor de Dios”. La famosa calavera humana formada por miles de diamantes auténticos.

Esta obra se vendió por unos setenta y cuatro millones de euros. Aunque más tarde se descubrió que había sido adquirida por el propio Hirst y su manager.

Puede permitirse comprar sus propias y carísimas obras ya que posee una fortuna de más de mil millones de dólares.

A pesar del carácter polémico que rodea a todas sus obras y exposiciones, Damien Hirst también ha demostrado ser un gran artista de la pintura.

Sus estilos pictóricos se denominan Pinturas de puntos (círculos de gran colorido dispuestos en diversas formas) y Pinturas gigantes (que como su propio nombre indica son enormes pinturas dispuestas también en círculos concéntricos).

Le pese a quien le pese, Damien Hirst es un gran artista. Arriesgado y polémico. Como debe ser siempre el arte.


Gloomy Sunday ha pasado a la historia de la música como uno de esos temas malditos que influyen de tal manera en el subconsciente de aquel que la escucha que hay muchos casos de suicidio tras oir la canción.

Fue escrita en 1933 por el compositor y pianista húngaro Rezso Seres que se suicidó años después saltando por una ventana de su apartamento de Budapest.

Tiempo atrás, Billie Holiday ya había popularizado la canción con bastante éxito. Un éxito que se repitió muchos años después con artistas tan dispares como Björk, Sinead O’ Connor, Elvis Costello, etc.

Uno de los grupos que había interpretado una versión de la canción fue The Associates cuyo vocalista también se suicidó.

Aún tratándose de una suma de casualidades no deja de ser una historia bastante insólita, en cualquier caso hay cientos de versiones y adaptaciones y apenas se conocen unos pocos casos que hayan terminado con la muerte del intérprete o el oyente.

Sinead O’ Connor es una de las artistas que más sentimiento y fuerza le ha sabido aportar a esta canción y es la versión que reproduzco a continuación:

el domingo es lúgubre
las horas están en vela
las más queridas sombras
con las que vivo son innumerables
las florecillas blancas
nunca te despertarán
no donde la oscura diligencia
de la tristeza te ha llevado
los ángeles no han pensado
en traerte de vuelta nunca
¿se enfadarían
si pensara en reunirme contigo?
domingo lúgubre
lúgubre es el domingo
con las sombras lo he pasado entero
mi corazón y yo
hemos decidido suicidarnos
pronto habrá oraciones
y las velas están encendidas, ya sé
no permitamos que lloren
hagámosles saber que me alegro de irme
la muerte no es ningún sueño
ya que en ella te acaricio
con el último aliento de mi alma
te estaré bendiciendo
lúgubre domingo
soñando, sólo estaba soñando
me despierto y te veo durmiendo
en lo profundo de mi corazón aquí
cariño espero
que mi sueño no te haya atormentado
mi corazón te está diciendo
cuánto yo te deseaba
lúgubre domingo
es un domingo lúgubre completamente
lúgubre domingo
…domingo


A Serbian Film; el cine llevado al extremo

Publicado: 2 agosto 2010 de trasho80 en Cine
Etiquetas:, , ,

A Serbian Film es probablemente una de las apuestas más arriesgadas en el cine fantástico y de terror de los últimos años.

Tras este título tan simple se esconde una terrorífica galería de imágenes impactantes como jamás antes se habían visto en el mundo del séptimo arte.

¿De qué trata A Serbian Film? Su argumento es también muy simple: una vieja estrella del porno ya retirada y que vive feliz con su mujer y su hijo recibe una oferta para trabajar en un proyecto diferente que le reportará el dinero suficiente como para poder vivir tranquilo el resto de sus días.

A partir de entonces se verá envuelto en un mundo donde los límites del sexo más atroz parecen no existir y donde sexo y muerte parecen significar la misma cosa.

Las críticas ya se han puesto en contra de la película tildándola de gratuita, repugnante, obscena, atroz y demás lindezas.

Cierto es que una película que trata temas tan escabrosos como el snuff, el porno extremo e incluso la pederastia pueden resultar gratuitas, no es el caso de A Serbian Film.

No es el caso ya que absolutamente todas sus imágenes son necesarias para hacer comprender al espectador el infierno al que debe descender el protagonista y los demonios a los que tiene que hacer frente para poder escapar.

Resulta muy complicado hablar de A Serbian Film evitando destripar las secuencias más duras que tienen lugar (básicamente todas) para que la persona que no la haya visto se haga una idea de hasta que punto esta película rompe con toda convencionalidad.

Esta película no es para todos los públicos ni muchísimo menos, incluso espectadores más que curtidos en materia de terror y gore se sentirán impactados con su primer e incluso segundo visionado.

La película se estrenará en nuestro país en el próximo festival de cine fantástico de Sitges y tendremos suerte si llega a estrenarse en todas las salas de España (cosa que me parece más que poco probable).

Pero que una película que apenas acaba de darse a conocer, que trate temas como los citados anteriormente de manera tan gráfica y que ya tenga su legión de admiradores dice mucho de ella, de la expectación que está causando y que causará cuando se estrene en Sitges.

Muy pocas veces sucede que una película haga tambalear los tópicos más que explotados por el género, en este caso A Serbian Film es un soplo de aire fresco.