Posts etiquetados ‘snuff’


Recientemente se publicó en este blog una entrada dedicada a una película titulada “A Serbian Film”. En el artículo procuramos ser totalmente objetivos, criticándola como lo que es. Esto es, una película de ficción.

La entrada que le dedicamos a este film no tuvo muchas visitas. Y de repente se convierte en una de las más visitadas del blog. Esto es debido casi con total seguridad a la campaña de desprestigio a la que está siendo sometida por diversos medios de comunicación.

Esto ya ha ocurrido con mucha frecuencia en el pasado con títulos como “Holocausto Caníbal”, “Nekromantik”, “Saló”, “Pesadillas de una mente enferma” y tantas otras.

“Saló” fue prohibida y atacada de una manera feroz (mucho más feroz que los actos que se perpetran en la película) y hoy en día es considerada una obra maestra que se incluye en libros de cine donde Pasolini (su director) es calificado como uno de los grandes directores del cine europeo.

Muchos años después apareció una película llamada “Holocausto Caníbal” que recibió muchas más piedras por parte del público más conservador y de los medios “serios” más conocidos. Como fue en España, donde la revista Interviú publicó escenas de la película intentando venderla como una snuff, donde las muertes eran reales al 100%. Eran conscientes que se trataba de una película de ficción, pero curiosamente ese mes se tripilicaron las ventas de la revista. ¿Se censura el film y no el medio divulgativo que la ofrece con mentiras a sus lectores para vender más ejemplares? Es curioso que a día de hoy haya gente que aún crea que las muertes que se ven en la película son de verdad, como también es curioso que su director esté preparando un remake y le hayan llovido ofertas de múltiples productoras denominadas “serias”.

En la Alemania de los años ochenta aparece “Nekromantik” donde se detalla la vida de una pareja de necrófilos. Obviamente la censura no tardó en aparecer. Se quemaron los negativos y se prohibió su visionado. Años más tarde aparece una segunda parte que también es perseguida por las mentes bien pensantes. ¿Qué ha pasado hoy con Nekromantik? No hay más que buscarlo en internet: descargas directas, camisetas, chapas, lujosas ediciones de dos discos en DVD…

Esto es lo que crea la censura, expectación. Y la expectación es un enorme reclamo publicitario. ¿Quién no ha visto en su vida por lo menos una película porque ha leído que fue censurada o prohibida en el momento de su estreno?

Lo que está claro es que la censura además de innecesaria es torpe. La censura vende y los personajes que pretenden enterrar el arte parecen no darse cuenta de ello.

¡Esto no es arte! dirían algunos. ¿El Marqués de Sade no es arte, no es arte “Saturno devorando a un hijo” de Goya? No pretendo comparar A Serbian Film con Sade, Goya y otros geniales artistas del pasado ya que siendo objetivo veo A Serbian Film como una película con una trama muy mediocre que sirve tan sólo como vehículo para mostrarnos sus truculentas imágenes. No la defiendo porque me haya gustado, porque no es así. La defiendo como defendería cualquier libro, película, cuadro o escultura que haya sido condenada por unos pocos porque la consideran de una pésima catadura moral.

Con el cine podemos ser juiciosos, para eso está ahí al fin y al cabo. Pero no se puede ser juez, jurado y verdugo de un producto diseñado para entretener al público.

Ya lo explicó el director Michael Haneke cuando se presentó “Funny Games” en 1997. Si algo no te gusta, simplemente te levantas y te vas.

Muchas personas la critican porque temen que estas imágenes puedan alimentar los deseos de espectadores enfermos, pedófilos o psicópatas. Pero el cine no tiene tanta fuerza, ya se ha visto en innumerables ocasiones como asesinos que alegaron haber actuado así por ver esta o aquella película se acababan retractando una vez condenados. Tan sólo buscaban una excusa para salvar el pellejo. Una excusa ridícula, en realidad.

¿Qué pasará con la nueva película condenada A Serbian Film? Pues lo que ha pasado siempre, que los distribuidores de todos los países estarán frotándose las manos para conseguir su distribución en DVD y canales de pago, que en unos meses la veremos en la sección terror o drama de nuestra tienda habitual y que será olvidada de un día para otro. Hasta que aparezca otra película para llenar huecos en programas de máxima audiendia o en periódicos de gran tirada nacional.


Absoluta reina del sub-género “mondo”, Holocausto Caníbal es una película que para nadie pasa desapercibida. Cualquier espectador o amante del cine, sea éste de género gore o mondo conoce esta película por lo menos de oídas o bien aún conserva en su retina la imagen de la chica empalada. Imagen que ha pasado a los anales del séptimo arte como uno de los carteles más salvajes de la historia del cine.

Tras el estreno de diversos documentales falsos (Mondo Cane) o películas que explotaban el mito de las snuff-movies (Snuff), muchos directores y productoras ideaban crear el más difícil todavía, una película que dejara a las demás en el olvido, o bien superar su nivel de sangre e inmundicia.

Y fue un director italiano, Ruggero Deodato, quien logró arrinconar a las demás películas con esta obra donde abundan torturas, muertes de animales (reales), violaciones y claro está, canibalismo.

La sinopsis es de lo más sencilla: Un grupo de antropólogos que han viajado al Amazonas no han vuelto a dar señales de vida. Se envía a un equipo a la jungla para averiguar que ha sucedido con ellos, allí descubrirán los huesos de sus cuerpos devorados por los caníbales y las latas de película donde descubrimos que fueron aún mucho más salvajes ellos con los caníbales y con el medio que les rodeaba y por ese motivo reciben justa venganza.

Las reacciones tras el estreno del film no se hicieron esperar, la película fue vilipendiada, censurada, prohibida y mutilada.

Entonces fue cuando el periódico sensacionalista “The Sun” en el Reino Unido y la revista “Interviú” en España, vendieron la película como si se tratase de un documental con imágenes reales. En una época en la que la información venía por cuenta gotas y sin contrastes de ningún tipo la noticia (falsa) corrió como la pólvora llegando incluso a nuestros días donde muchísima gente cree que Holocausto Caníbal es una película con imágenes de muertes y de torturas reales, cuando no es más que una película italiana rodada en Colombia que aunque tiene su encanto, es bastante mediocre.

Tras las acusaciones de muertes reales, Ruggero Deodato tuvo que desmentir semejantes sospechas organizando varias ruedas de prensa con el equipo de actores y actrices demostrando de este modo que el film era totalmente ficticio donde lo único real eran las muertes de los animales.

A raíz de estas confesiones y dada la veracidad de las torturas y muertes de diversos animales en el film, el director estuvo casi a punto de acabar en la cárcel. En su defensa alegó que esos animales igualmente serían sacrificados para alimentar a las tribus indígenas, algo bastante poco creíble. De igual modo en múltiples sucedáneos de Holocausto Caníbal como la famosa Caníbal Feroz y otras tantas volvieron a repetir el recurso de torturas de animales con total impunidad. Algo que hoy en día resultaría imposible, afortunadamente.

Tras el inesperado éxito de Holocausto Caníbal en todo el mundo, Ruggero Deodato no volvió a cosechar éxito alguno con sus siguientes films. Todos ellos pura basura exceptuando la graciosa “La lavadora asesina”.

En el transcurso del año 2010 se estrenará un remake de Holocausto Caníbal titulada “Cannibals” rodada por el mismo director y ofreciendo aún mas gore que su original.

Pero seguro que no logrará ni de lejos las mismas cotas de pánico en el público ni ese tinte cutre setentero italiano que caracterizaba a Holocausto Caníbal. Al igual que los medios de comunicación ahora son muchísimo mas diversos que antes, es muy difícil escandalizar al espectador del siglo XXI.

Guinea Pig; El snuff era esto

Publicado: 21 enero 2010 de trasho80 en Cine
Etiquetas:, ,

Más allá del gore mas bizarro y brutal, esta saga japonesa de finales de los años ochenta tiene mucho que ver con el resurgimiento de la leyenda urbana de las “snuff-movies”.

Apenas sin ningún tipo de argumento, cada parte de esta saga se compone de historias tan sencillas como gráficas en lo que se refiere a torturas y asesinatos.

Con unos efectos especiales tremendamente realistas, cualquier espectador poco familiarizado con el cine gore y otros sucedáneos podría confundirlo con una “snuff-movie” como le sucedió al actor Charlie Sheen.

En mitad de una fiesta, el popular actor se fijó en que en las pantallas de televisión se proyectaban truculentas imágenes donde un japonés disfrazado de samurai torturaba a una chica atada a una cama. Su reacción fue contactar con el FBI que confiscó la cinta y descubrió que se trataba de una película que aunque muy realista en sus mas repugnantes detalles era un montaje muy bien realizado.

La cinta que Charlie Sheen había visto se titulaba “Flower of flesh and blood”, donde al inicio del metraje observamos a una chica caminando sola de noche entre callejones filmado cámara en mano. Tras introducirla en un coche y llevarla a un sótano oscuro y lleno de diversos instrumentos de tortura, asistimos a casi una hora de masacre en primer plano.

Algunos títulos tenían un trasfondo cómico. “He never dies” trata sobre un hombre que intenta matarse de mil y una maneras diferentes sin poder lograrlo, incluso cortándose la cabeza.

“Devil’s experiment” sin embargo seguía la línea de “Flower of flesh and blood”, aquí un grupo de jóvenes torturaba a una chica hasta la muerte. Una hora de mutilación en primerísimo primer plano donde extracciones oculares, extracción de órganos internos y otras delicias se dan lugar sin cesar.

Me gustaría destacar el film titulado “Mermaid live inside a manhole” que cuenta la historia de un hombre que se encuentra a una sirena moribunda en una alcantarilla. La lleva a su casa y la mete en la bañera mientras observa como agoniza mientras le pinta un retrato con los fluidos corporales de su cuerpo que se va descomponiendo y llenándose de gusanos.

Saga muy recomendada solo para el goremaníaco mas exigente, Guinea Pig supuso una nueva perspectiva dentro del cine mas sangriento y brutal, demostrando que el límite establecido se puede superar siempre y cuando haya espectadores ávidos de carne y sangre.

Agregar a meneame